La temporada de nuestro amigo el espárrago, ya está en Danako

La temporada de nuestro amigo el espárrago, ya está en Danako

 

La temporada ya ha empezado a dar uno de nuestros productos favoritos, el espárrago. Ya nos han llegado los primeros, que nos vienen de La Rioja, aunque también los vamos a tener de Navarra. No dura mucho la temporada, hasta junio prácticamente, así es que ya sabes, date una vuelta por Danako Jatetxea para probarlos.

Estamos hablando de los espárragos blancos naturales, claro. Esos que con una simple cocción ya son un auténtico manjar. ¿ A que sí ? Aunque los de conserva también están ricos… hay una importante diferencia.

Pues ya tenemos en Danako Jatetxea esos espárragos blancos naturales que tanto nos gustan. Son así de blanquitos porque crecen bajo tierra, a escondidas del sol y, aunque veáis algunos que tengan un color un poco violáceo, pensad que no pierden valores nutritivos, simplemente su imagen les hace perder “prestigio” en el mercado.

Es un producto que es muy versátil y lo podemos preparar de diversas formas, los blancos y los verdes trigueros. Así es que nos ofrece muchas posibilidades como crudos, una tortillita, fritos, a la brasa, en un guiso…

Aquí os presentamos un plato que hemos preparado para tus ojos, pero en el restaurante os los prepararemos de distintas formas en estos meses… para que los pruebes y disfrutes de ellos.

Hemos preparado unos espárragos cocidos con una cremita suave de sus propios tallos, que hemos acompañado de una alcachofa a la plancha.

Las alcachofas son también otra de nuestras debilidades. Aunque su mejor época es el invierno, en primavera es cuando tocan a su fin. No les gusta mucho el clima cálido y seco, pierden ternura y se amargan.

¿Sabías que la palabra alcachofa parece que deriva de un término árabe que significa «lengüetas de la tierra», en referencia a sus singulares hojas? Es curioso de dónde provienen estos nombres que usamos tan a diario, ¿no?

Bueno, pues a ese platito le hemos añadido un pimiento rojo asado a la brasa, que aunque también son de invierno, mantenemos envasados al vacío con todo su sabor y el que le aporta la brasa.

Un plato con un toque y un guiño a la huerta riojana, o a la navarra como prefiráis, que nos parece sencillo, sano y que utiliza nuestros productos cercanos. Os esperamos en el restaurante para que probéis estas cosas y otras de nuestra nueva carta como caracoles guisados y un estofado de chipis y setas con huevo a 62 grados.